Enfoque Holandés Delta

Holanda es mundialmente reconocida como país comercializador de productos agrícolas. Gracias a la riqueza de su experiencia, su suelo fértil, la calidad de sus productos y el instinto comercial de sus empresarios, los productos holandeses se exportan a todo el mundo. Esto se aplica por igual a los productos de origen vegetal y animal. Aproximadamente tres cuartos de la carne producida en Holanda está destinada a la exportación, mientras que el país se mantiene como primer exportador de huevo a nivel mundial. Sin duda alguna, Holanda está acostumbrado a adaptarse y producir los bienes que demandan los mercados mundiales.

La localización de Holanda -en un delta en donde confluyen varios de los principales ríos europeos- significa para el país su interacción continua con el medio ambiente y sus desafíos: incrustada en nuestro ADN, el agua permea nuestro modo de vida y nuestra cultura, a tal punto que dicho conocimiento y experiencias se ven reflejados también en nuestras políticas públicas, instituciones y manera de hacer negocios. El llamado ‘Enfoque Delta’ holandés se traduce en el caso del sector avícola en una visión incluyente, integrada y de largo plazo. Desde sus experiencias con su entorno físico, los holandeses han aprendido a crear soluciones sostenibles para el crecimiento económico, lo que en el caso de nuestro sector se traduce en propuestas concretas para una avicultura inteligente, que considera a la vez aspectos como la salud animal, inocuidad alimentaria, eliminación de desechos y habitación, así como las políticas públicas que regulan la actividad, sin olvidar áreas estratégicas como la formación y los impactos sociales de la misma.